Osteoporosis

Ver productos

La osteoporosis es una de las patologías crónicas más comunes en los países desarrollados, siendo a de sus principales consecuencias la fractura de cadera. Abarca importantes características desde el punto de vista de la morbilidad, mortalidad y coste hospitalario.

Anteriormente, la osteoporosis se definía como una enfermedad multifactorial caracterizada por una pérdida de masa ósea, en donde el hueso es histológicamente normal, es decir, mantiene la proporción de elementos minerales y orgánicos, pero contiene menos tejido óseo. Actualmente se acepta que es algo más, siendo muy importante el cambio de la microarquitectura o estructura interna. De ahí que en los últimos años se ha redefinido la osteoporosis como una condición de fragilidad esquelética debido a una disminuida masa ósea y un deterioro de la microarquitectura con el consiguiente riesgo de fractura.

La nutrición puede afectar a la estructura y función óseas a través de deficiencias y excesos nutricionales. De todas las alteraciones posibles las que tienen importancia desde un punto de vista de la cantidad, son la osteoporosis, el raquitismo y la osteomalacia. En cuanto a la osteoporosis las relaciones con el calcio son más complejas, necesitándose más estudios para poder poseer un exacto conocimiento de ella. Otros nutrientes, cuando su aporte es deficiente, como ocurre con las vitaminas C y B6 y los minerales cobre y fósforo, o cuando se ingieren en cantidades excesivas, como sucede con la vitamina A o los minerales de aluminio, flúor y cadmio, dan asimismo lugar a alteraciones óseas de mayor o menor severidad.

La osteoporosis se puede generar por diversos factores, presentándose de un modo mayoritario con la edad avanzada y con una mayor incidencia y severidad en la mujer tras la menopausia. En esta enfermedad crónica, así como en muchas otras patologías, inciden factores hereditarios y factores externos. Los primeros se expresan de un modo más contundente en la primera parte del ciclo vital del individuo, pudiendo representar de un 70 a 80% del riesgo de padecer la enfermedad, en comparación con un 20 a 30% debido a factores externos. No obstante, luego de la menopausia en el caso de la mujer, los factores externos pueden llegar a influir en un 60% en la variabilidad de la masa ósea.

Definición

El National Institute of Health (NIH) define a la osteoporosis como un desorden esquelético caracterizado por comprometer la fuerza ósea, de manera que predispone a un alto riesgo de fractura. La fuerza ósea refleja la integración de dos rasgos principales; la densidad ósea y la calidad ósea. La densidad ósea se expresa en gramos de mineral por área o volumen y en cualquier individuo se determina por la relación de la masa ósea máxima y la cantidad de hueso perdido. La calidad ósea se refiere a la arquitectura, recambio (Turnover), acumulación del daño (ej., microfacturas), el grado de mineralización, acúmulo de microlesiones y la relación matriz ósea y colágeno. De hecho, una fractura ocurre cuando una fuerza que induce una falla estructural (ej., trauma) se aplica a un hueso osteoporótico.

En particular, la esta enfermedad generalizada del esqueleto se caracteriza por la baja masa ósea y alteración de la microarquitectura del hueso. En la figura 1 se representa un hueso normal (izquierda) y uno osteoporótico (derecha). En la osteoporosis que, literalmente significa “hueso poroso”, a medida que los huesos se toman más porosos y frágiles, aumenta considerablemente el riesgo de fracturas. La pérdida de hueso se produce de forma silenciosa y progresiva. No suele haber síntomas, hasta que se produce la primera fractura.

Figura 1. Representación de la estructura ósea saludable y durante la prevalencia de Osteoporosis.

Algunos conceptos importantes al respecto son:

Para poder acceder al resto del contenido debes estar registrado.

Densidad Mineral Ósea (DMO)

es la medida de la cantidad de minerales (por lo general, calcio y fósforo) que contiene cierto volumen de hueso. La clasificación de la DMO se basa en una comparación de la DMO de un paciente con la media para una población adulta joven normal del mismo sexo y raza. Se asigna al paciente un “T-score” que es el número de desviaciones estándar (DE) por encima o por debajo de la DMO media para adultos jóvenes normales, como se indica a continuación:

Según el “T-score”, éstas se clasifican en:

  • DMO normal: T score +2.5 y -1.0 DE. Es decir, la DMO del paciente se sitúa entre +2.5 DE por encima de la media en adultos jóvenes y una DE por debajo de la media en adultos jóvenes.
  • DMO baja (osteopenia): T score entre -1.0 y -2.5 DE.
  • DMO baja (osteoporosis): T score inferior a -2.5 DE.
  • Osteoporosis establecida (severa): T score igual o inferior a -2.5 DE más presencia de fractura.

Fractura por Fragilidad o Fracturas Osteoporóticas:

La OMS define la fractura por fragilidad como aquella fractura “provocada por lesiones que serían insuficientes para fracturar un hueso normal”. Una definición más clínica es aquella que se produce por traumatismos mínimos, como una caída desde una altura correspondiente a la posición de bipedestación o en ausencia de traumatismos identificables. En la figura 2 se muestra una fractura de cadera debido a la presencia de osteoporosis o fragilidad ósea.

 

 

Figura 2. Fractura de cadera por fragilidad ósea, producto de una caída desde posición de bipedestación.

Finalmente, encontramos que la osteoporosis puede ser de diversos tipos, como son los siguientes:

a. Primarias.

- Tipo I. Relacionada con bajos niveles de estrógenos.
- Tipo II. Relacionada con la edad avanzada.

b. Secundarias. Relacionada con alguna enfermedad (ej., hipertiroidismo, enfermedad celíaca, anorexia nerviosa, síndrome de Cushing, etc.), o como consecuencia de determinados tratamientos farmacológicos (ej., glucocorticoides).

c. Idiopáticas. Son aquellas osteoporosis de etiología desconocida.

Alimentación y Osteoporosis

Los factores de riesgo nutricional pueden afectar a muchos nutrientes, tanto a nivel de macronutrientes como de micronutrientes y así, por ejemplo, tanto un adecuado aporte de energía como de proteínas son necesarios, especialmente para la formación de la matriz orgánica del hueso. A continuación se tratan aquellos nutrientes que de un modo más evidente y más conocido intervienen en los procesos de formación y remodelado óseo. 

Peso y Composición Corporal: 

Para poder acceder al resto del contenido debes estar registrado.

Dado que la tensión a que se somete al hueso favorece dentro de los límites lógicos una mayor densidad ósea, es lógico entender que un mayor peso se asocia con esa mayor densidad y un menor riesgo de fracturas. De hecho, los dos componentes principales de la masa corporal, la masa magra (músculo) y la masa adiposa (grasa), pueden ejercer algún tipo de influencia sobre el hueso. Así, el tejido adiposo es fuente de estrógenos, lo que hace que brindemos gran importancia a la situación post-menopáusica, en la cual disminuye o se anula la producción gonadal de dichas moléculas. Sin embargo, un exceso de grasa se asocia a un aumento de morbimortalidad. Por otro lado, la masa muscular genera un ambiente óseo positivo, ya que en gran parte su ganancia está determinada por factores que a su vez colaboran en la estimulación de la formación ósea, entre ellos están la actividad física, insulina, andrógenos y la hormona de crecimiento.

Calcio: 

La ingesta adecuada de calcio es fundamental para la prevención de la osteoporosis o como parte del programa de tratamiento y estilo de vida para tener huesos saludables a cualquier edad. Así, el calcio es sin duda alguna el nutriente clave en la composición ósea, teniendo en cuenta sus limitaciones en cuanto a la posibilidad de cubrir los requerimientos diarios, dada su relativa escasa presencia en los alimentos que lo contienen y también su difícil absorción intestinal.

Respecto al calcio debemos tener en cuenta lo siguiente:

- La administración de calcio más vitamina D, tanto en post-menopausia como en edad avanzada, ha logrado en diversos estudios no sólo atenuar sino incluso preservar la masa ósea, en comparación con el estado previo al tratamiento. Asimismo, este hecho se tradujo en una menor incidencia de fracturas no vertebrales.

- La asociación de calcio junto a determinados fármacos (concretamente estrógenos, bifosfonatos, raloxifeno, etc.) ejercen una acción inhibidora o que retrasa la destrucción ósea.

- La actividad física en paralelo a la suplementación de calcio será una recomendación obligada por el cuerpo médico que trata al paciente.

Nutriente

Adolescente

(9-13 años)

Post-Adolescente

Adulto Joven

Hombre

(19-50 años)

Adulto Joven

Mujer

(19-50 años)
Lactación Mujer Post-Menopáusica
Calcio 1300 1300 1000 1000 1000 1000
Fósforo 1250 1250 700 700 700 700
Magnesio 240 410 420 320 310-350 320
Vitamina D (µg) 5 5 5 5 5 10-15(*)
Vitamina K (µg) 45 65 80 65 65 65

* 10 μg/día para mujer entre 51 y 70 años y 15 μg/día para edades superiores

Fósforo: 

Normalmente, en la dieta de la mayoría de las personas, la ingesta de fósforo supera las de calcio, además debemos tener en cuenta que prácticamente todos los alimentos contienen cantidades importantes de fosfatos, a diferencia del calcio, y además la absorción de fosfatos es muy buena, lo que no ocurre tampoco con el calcio.

Esto lleva a pensar que el fósforo no constituye un mineral por el cual preocuparse en cuanto a su aporte sino todo lo contrario, debemos mantener un equilibrio de la relación calcio/fósforo, puesto que de no ser así, como ocurre en dietas en donde dicha relación es menor de 0.5-0.6, los iones fosfato reaccionan con el calcio, disminuyendo sus niveles sanguíneos. Esta disminución produce la estimulación de la secreción de hormona paratiroidea, la cual genera la correspondiente resorción (destrucción) ósea, para mantener el adecuado nivel sanguíneo homeostático de calcio.

Vitamina D: 

En la edad avanzada, existe un consenso respecto a las menores concentraciones circulantes de 25-hidroxi-vitamina D (25 hidroxi-colecalciferol) y de 1,25-dihidroxi-vitamina D. Adicionalmente, se han descrito variaciones estacionales de los mismos, especialmente la forma 25-hidroxilada en zonas de latitud norte, donde está seriamente comprometida la exposición solar diaria. Precisamente, en lo referente a la exposición solar, no solamente se debe a residir en zonas con una baja exposición solar al menos en invierno y primavera, sino también al internamiento frecuente de la persona mayor en casa o en una institución correspondiente. Puesto que la insuficiencia severa de la hormona provoca osteomalacia, la conjunción de la misma con osteoporosis hace aumentar de manera alarmante el riesgo de fracturas óseas (Ver recomendaciones estadounidenses en la tabla anterior).

Vitamina K: 

La vitamina K se necesita para la síntesis de una proteína extracelular ósea, la osteocalcina o proteína ósea GLA, llamada así por su riqueza en ácido glutámico, la cual presenta grupos GLA de unión al calcio similar a la protrombina (proteína involucrada en la cascada de coagulación). Esta osteocalcina liberada por osteoblastos podría ser un factor clave en la fase inicial de la mineralización de la matriz orgánica de colágeno del hueso y no de ningún otro aspecto del metabolismo del colágeno en los tejidos conectivos restantes del organismo. Asimismo, la biosíntesis de otras dos proteínas de la matriz ósea parecen ser dependientes de la vitamina K. Por otra parte, la deficiencia de vitamina K puede asociarse a deficiencia de vitamina D, por lo que en conjunto y por diversos mecanismos, la citada deficiencia de vitamina K puede favorecer la osteoporosis y aumento de riesgo de fracturas óseas.

Fluoruro: 

Al nivel de ingestas recomendadas (1 ppm o algo más en agua potable), el flúor ejerce un efecto positivo aumentando la dureza de la superficie en los cristales óseos. Por el contrario, elevadas ingestas aumentan la fragilidad del componente cristalino, lo que hay que tener en cuenta cuando existe esa situación, que por otro lado no es frecuente.

Otros nutrientes:

Otros muchos nutrientes afectan al metabolismo óseo, especialmente en lo que se refiere a la formación de la matriz orgánica. Así, el hierro y la vitamina C son claves en la conversión de los residuos de prolina y lisina en hidroxiprolina e hidroxilisina en la molécula de colágeno. Del mismo modo, vitaminas como B6, folato, B12 y A, también tienen funciones en el metabolismo óseo, todo lo cual indica que un mal estado nutricional, sea general o específico con respecto a algún o algunos nutrientes, puede afectar en mayor o menor grado a la estructura ósea. Un nutriente sobre el cual se ha especulado como factor de riesgo nutricional para la osteoporosis es la fibra, por su capacidad de secuestrar iones calcio en el medio intestinal. En realidad ni siquiera en vegetarianos con elevadas ingestas de fibra se han descrito problemas de deficiencia cálcica, cuanto menos con ingestas recomendadas por encima de 25 g/ día, que están a veces por debajo de lo ingerido por esos individuos. Puede que en la osteoporosis, salvo casos extremos, sean varios los factores de riesgo nutricionales que pueden conducir a un balance negativo de calcio, influyendo en la instauración de la enfermedad. Así, en las sociedades ricas, la tendencia alimentaria es la mayor ingesta proteica, grasa y de fosfatos, y una menor ingesta cálcica, factores todos que combinados pueden explicar en mayor o menor grado el citado balance mineral.

Consumo de alcohol: 

El mecanismo de acción sobre el hueso se debe a la acidosis que generan los elevados consumos del mismo, lo que afecta, como se ha indicado antes, a la masa ósea. Por otra parte y de una manera indirecta, el bebedor crónico suele practicar una mala dieta, y cuando hay daños tisulares, fundamentalmente hepáticos, los efectos óseos de tipo nocivo son asimismo manifiestos. No obstante lo dicho, el consumo moderado puede tener efectos beneficiosos, lo que puede explicarse al menos parcialmente en el efecto del alcohol estimulando la conversión de androstenodiona a estrona, compuesto estrogénico con capacidad de preservación ósea.

Cafeína: 

Este componente de bebidas estimulantes provoca un ligero aumento de las pérdidas urinarias de calcio a corto plazo (1 a 3 horas), que en condiciones normales no parece afectar al balance neto de calcio. No obstante, en el caso de personas ancianas con bajas ingestas cálcicas, el efecto de la cafeína podría ser significativo. El mismo problema puede ocurrir en mujeres postmenopáusicas cuando, ingiriendo poco calcio, toman de dos a tres tazas de café al día.

Fármacos: 

Muchos fármacos pueden afectar, la masa y densidad ósea, algunos de los cuales son de gran consumo, y asimismo los hay de libre dispensación (OTC) y por tanto de fácil y no controlada adquisición. Algunas veces el efecto es indirecto por interacción con otros fármacos o con nutrientes, y en otras ocasiones el efecto es directo sobre el hueso. Entre los grupos más importantes se encuentran los laxantes y catárticos, anoréxicos, glucocorticoides, anticonvulsivos, diuréticos, sedantes y tiroxina.  

Recomendaciones Nutricionales y de Actividad Física en la Prevención y Tratamiento de la Osteoporosis

La prevención de la osteoporosis a lo largo de la vida puede repartirse en cuatro periodos: 

  1. Durante la niñez y adolescencia se pueden tomar medidas para optimizar la masa ósea máxima que está genéticamente programada, fundamentalmente a través de la nutrición y el ejercicio.
  2. Durante la edad adulta, una vez obtenida la masa ósea máxima, lo importante es evitar factores secundarios, relacionados principalmente con la absorción de los alimentos, la irregularidad de los ciclos menstruales o el uso de medicamentos que puedan disminuir ese pico de

Para poder acceder al resto del contenido debes estar registrado.

masa ósea.

3. En la menopausia, se deben tomar medidas activas si ésta aparece a una edad precoz, antes de los 45 años. En la menopausia normal, asegurar una ingesta de calcio y actividad física adecuadas.

4. En el envejecimiento, se deben mantener niveles adecuados de vitamina D e ingesta de calcio, actividad física regular y adoptar medidas ambientales que protejan al anciano de sufrir caídas.

RECOMENDACIONES GENERALES 

Clasificaremos las medidas y/o recomendaciones en No Farmacológicas y Farmacológicas

Medidas No Farmacológicas

+ Programa de fortalecimiento muscular y reentrenamiento del equilibrio, individualizado y en el hogar; caminatas de una hora al día; ejercicios grupales, especialmente si incluye Tai Chi u ejercicios aeróbicos con desplazamientos.

+ Evaluación y modificación de los riesgos en el hogar: no tener en el domicilio alfombras deslizantes, escalones y cables sueltos; extremar el cuidado en el aseo personal; evitar subirse a sillas o banquetas; tener una buena iluminación y pasamanos; usar calzado cómodo sin tacón.

+ Corregir deficiencias sensoriales como la visión. En caso necesario, acelerar la cirugía de cataratas.  

+ Retirar la medicación psicotrópica. El médico de familia debe intentar un programa de retirada de benzodiacepinas.

+ No existe evidencia firme de la utilidad de los protectores de cadera en la prevención de fracturas, aunque es recomendable usarlo en ancianos aislados, un grupo de población con elevado riesgo de caída.

+ Utilizar medios para caminar si fuera necesario (bastón, andadores).

+ Evitar el consumo de tabaco y alcohol. El alcohol disminuye la absorción intestinal de calcio e incrementa el catabolismo de los estrógenos. Por su parte, el alcohol provoca un efecto inhibitorio directo sobre los osteoblastos. Además, puede condicionar la malnutrición y déficit de vitamina D.

 

Medidas Farmacológicas

+ Debido a que el objetivo principal del tratamiento de la osteoporosis es evitar las fracturas, los tratamientos farmacológicos disponibles deberían en la medida de lo posible satisfacer esta necesidad y no solo aumentar la Densidad Mineral Ósea (DMO).

+ Asegurar el cumplimiento del tratamiento es quizás la medida de seguimiento más importante que debe hacer el clínico, ya que se ha visto que el cumplimiento es menor al 50% en los pacientes durante el primer año y del 80% después de tres años de tratamiento.

+ Entre los fármacos más comunes se encuentran los antirresortivos y anabólicos: bifosfonatos (tales como alendronato, risedronato, clodronato, etidronato, ibandronato, zaledronato), raxolifeno, estrógenos, calcitonina, teriparatida y ranelato de estroncio; incluso actualmente se trabaja en nuevas dianas terapéuticas – terapias antirresortivas con denosumab, odanacatib y saracatinib.

+ Vitamina D + Calcio: En los adultos se recomienda una ingesta de calcio entre 1000-1500 mg / día, si no se consigue con la dieta, pueden utilizarse suplementos orales con calcio (carbonato de calcio u otras sales). Además, se requieren valores adecuados de vitamina D para una óptima absorción intestinal del calcio. Una persona adulta debe ingerir 600-800 UI / día, pero son escasos los alimentos naturales ricos en vitamina D; entre ellos destacan los pescados grasos, aceites de pescado y algunos vegetales o cereales.

TRATAMIENTO NUTRICIONAL

Las evidencias actuales sobre los componentes dietéticos y el riesgo de fracturas osteoporóticas no son lo suficientemente potentes para hacer recomendaciones dietéticas, excepto para el calcio y la vitamina D. Se intuye, aunque no está cuantificado, que la disminución de sodio y el aumento de la toma de potasio, frutas y verduras pueden ser beneficiosos para la salud del hueso.

Resumiendo lo comentado hasta ahora, las recomendaciones dietéticas para la salud del hueso no se apartan mucho de una dieta sana para la población general: normocalórica, con contenido proteínico entre 1-1.5 g/kg/día, con poca sal, rica en fruta y vegetales por su aporte vitamínico, e insistiendo mucho en el aporte de calcio y vitamina D, en todas las épocas de la vida, pero fundamentalmente en la adolescencia y la menopausia, sobre todo en los meses de invierno. Aún hace falta más investigación del papel de las isoflavonas, así como sus requerimientos diarios.

FACTORES PROTECTORES

 

+ EJERCICIO:

En el tratamiento de la osteoporosis, además de los suplementos hormonales y la dieta, el ejercicio es uno de los puntos básicos, ya que la tensión generada por los músculos y tendones sobre el hueso durante el esfuerzo es el principal factor para favorecer el depósito de calcio y la formación de la matriz ósea en los huesos afectados (principalmente la columna vertebral y los huesos de la cadera).

+ CALCIO:

la cantidad a ingerir es tema de discusión entre diversos autores, aunque cantidades aceptables estarían entre 1.200 y 1.500 mg/ día, esta última propuesta por el NIH, siempre que no haya terapia estrogénica. Para algunos autores estas cifras de 1.500 mg/ día son elevadas, pues según ellos no son eficaces, dada la reducción de la absorción intestinal de calcio al alcanzarse o superarse el umbral del nivel de saturación de absorción, y la falta de evidencia de mejoría alguna. No obstante, está claro que se debe supervisar su consumo y en últimas prevenir su déficit.

+ VITAMINA D Y FÁRMACOS:

Por otra parte, tal como se indicó previamente, la suplementación de calcio debería ir acompañada de vitamina D, en las cantidades recomendadas que se indican en la tabla, y posiblemente de terapéutica farmacológica, como estrógenos o bifosfonatos.

+ OMEGA 3:

Es conocido cómo la grasa saturada puede quelar calcio alimentario a nivel intestinal, lo que en determinados excesos podría afectar al balance global del mineral. Donde este hecho es más evidente es en situación de malabsorción grasa, no considerándose significativo cuando se trata de personas normales. El consumo de Omega 3 ha demostrado prometedores resultados en el pico y ganancia de masa ósea.

+ CREATINA: 

Varios estudios han arrojado resultados positivos en humanos que han sido sometidos a entrenamiento de fuerza en paralelo a suplementación con creatina. Al parecer dosis de 5 g de creatina al día son suficientes para mejorar la salud ósea en general en población de edad avanzada.  

Preguntas Comunes

¿Qué causa la osteoporosis? 

Las causas médicas exactas de la osteoporosis no son completamente conocidas. Sin embargo, se han identificado muchos de los factores principales que pueden desencadenar la enfermedad, entre los que se destacan: 

- Envejecimiento. Los seres humanos pierden masa ósea con la edad. Después de los 35 años, el cuerpo comienza a perder la capacidad para reconstruir el hueso perdido.

- Herencia: Un historial familiar de fracturas, somatotipo ectomórfico, caucásicos y asiáticos, son algunas de las características hereditarias que pueden aumentar el riesgo de osteoporosis.

Para poder acceder al resto del contenido debes estar registrado.

- Nutrición y Estilo de Vida: Una alimentación deficiente y de baja calidad, con bajo aporte de calcio, descontrol del peso corporal y un estilo de vida sedentario están fuertemente ligados al desarrollo de osteoporosis, sin tener en cuenta que el consumo excesivo de alcohol y fumar incrementan los riesgos.

- Medicamentos y otras enfermedades: La osteoporosis se ha asociado al tratamiento con ciertos medicamentos, incluyendo esteroides, y algunas enfermedades, como problemas tiroideos.

¿Cómo se diagnostica la Osteoporosis? 

La osteoporosis se diagnostica usualmente tras un análisis que combina el historial médico completo del paciente y la evaluación física, a través de diferentes test que pueden incluir rayos X, densitometría ósea y ensayos específicos de laboratorio.

¿Cómo se trata la Osteoporosis? 

Aunque no existe una cura para la osteoporosis, existen algunos pasos que se pueden adopter para prevenirla o disminuir su progreso. El tratamiento frecuentemente es un esfuerzo mancomunado que involucra la familia y el equipo médico (ortopedista, ginecólogo y endocrinólogo). Una dieta saludable, incluyendo el aporte adecuado de calcio y vitamina D, junto con un estilo de vida activo son esenciales para mantener una buena salud del sistema esquelético.

Soluciones MTX NUTRITION

Estos son algunos de los productos de MTX nutrition que pueden ser de gran interés para mejorar la alimentación de cara a la osteoporosis.

 

OMNIVIT / BIOMEG3 / CREATINE / EFFAZYME 3-6-9 / 

OATBRAN – SALVADO DE AVENAOAT GOURMET / 

ISOZYME / GLYCOZYME / VITACE 1.0 / RECOV 3.0

Bibliografía Principal

MATAIX VERDÚ, J & GARCÍA TORRES, L. (2002). Capítulo 50. Osteoporosis – Nutrición y Alimentación Humana. Madrid: Ergon.

ROJO VANEGAS, KP. (2011). Estudios de Asociación de Polimorfismos implicados en la Osteoporosis y seguimiento Farmacoterapéutico en Pacientes con Factores de Riesgo de Fracturas de Cadera. Tesis Doctoral – Universidad de Granada, Facultad de Farmacia.

 

OSTEOPOROSIS [PROD. RELACIONADOS]

Harina de Avena

100% harina de avena. Producto ideal para el desayuno o para tomas entre horas.

Dos cucharadas de H. Avena tienen un aporte de aproximado de 100 calorías y es una excelente fuente de fibra y bajo en grasa; por lo que consumida con mesura dentro de un plan de alimentación de acuerdo al peso y gasto energético de cada persona, no debería considerarse engordante de antemano.

4.00€

Precio especial*

Vitace 1.0

Vitamina indispensable para numerosas reacciones químicas en el organismo.

Suplemento de Vitamina C que aporta un gramo por cápsula. La vitamina C es indispensable por sus múltiples funciones en el organismo, tales como evitar el envejecimiento prematuro, proteger el tejido conectivo, facilitar la absorción de otras vitaminas y minerales, gran poder antioxidante, prevenir las enfermedades degenerativas tales como arteriosclerosis, cáncer o enfermedad de Alzheimer y evitar las enfermedades cardíacas.

18.90€

Precio especial*

Om3ga

Ácidos Grasos Esenciales Omega 3 y Vitamina E en perlas de gelatina

Los ácidos grasos de la serie Omega 3 son esenciales para nuestro organismo y poseen propiedades beneficiosas para la salud, el bienestar general y el rendimiento físico, tanto por su capacidad antioxidante, como por sus efectos positivos sobre la gestión de los lípidos sanguíneos, el sistema cardio-circulatorio, y la función hepática.

16.50€

Precio especial*

Glutamine [in powder]

L-Glutamina en polvo Enriquecida con Vitamina B6 y con un sabor muy agradable.

La L-Glutamina es el aminoácido más abundante en el tejido muscular y juega un papel fundamental en la síntesis proteica y retención de nitrógeno, al mismo tiempo que disminuye el deterioro muscular y el tiempo de recuperación muscular, principalmente en personas sometidas a entrenamientos bastante prologados (ultraresistencia), entrenadores grupales con varias horas de trabajo, competidores fisicoculturismo en fase de restricción calórica, pacientes inmunodeprimidos y con sepsis, entre otros.

35.90€

Precio especial*

Aminozym

Complemento Alimenticio de Aminoácidos Esenciales en forma libre 99,99% Puros de Calidad Farmacéutica.

AMINOZYM en una matriz biodisponible de aminoácidos esenciales que ha sido diseñada para potenciar las vías anabólicas musculares, debido a que presenta un 96% de utilización neta de nitrógeno (NNU). Además, tan sólo libera entre un 1,5 o 2,5 % de catabolitos nitrogenados. Con AMINOZYM se logra reducir la absorción a 20 o 25 minutos, lo que evita cualquier sobrecarga del sistema digestivo.

44.90€

Precio especial*

100% Casein

Proteína Micelar de Absorción Lenta

Proteína micelar de absorción lenta especialmente diseñada para utilizarse como complemento alimenticio previo a ayunos prolongados (más de 4-5 horas), para tomas entre comidas principales (en sujetos endomórficos) y/o para utilizar como última comida antes de acostarse para maximizar la síntesis de proteína muscular durante el sueño.

65.90€

Precio especial*

Aminergy Sport

Aminoácidos Bipéptidos de Plasma Sanguíneo en Cápsulas

Aminoácidos puros derivados de plasma que tu cuerpo sí puede absorber y aprovechar al 100%. Perfecta combinación de los 22 aminoácidos, que necesita tu cuerpo cuando está sometido a procesos intensivos de entrenamiento, más hierro con el objetivo de promover el rendimiento aeróbico.

39.90€

Precio especial*

Creatine

Creatina Monohidrato Pura 100 % en Polvo Neutro de Calidad Farmacéutica.

Compuesto natural nitrogenado no proteico de rápido aporte energético para la contracción muscular. Una mayor concentración de creatina en el músculo esquelético aumenta la capacidad de éste a la hora de generar fuerza máxima y potencia anaeróbica aláctica, y de ese modo se logran entrenamientos de fuerza más intensivos y por ende el aumento del volumen muscular.

27.50€

Precio especial*

BCAA's + Glutamine

Aminoácidos de Cadena Ramificada + Glutamina

BCAA+G es un poderoso suplemento anticatabólico para deportistas que buscan la combinación perfecta de los Aminoácidos de Cadena Ramificada – BCCAs (L-Leucina, L-Isoleucina y L-Valina en una proporción 2:1:1) y L-Glutamina de calidad farmacéutica.

39.90€

Precio especial*

Recov 3.0

Post-Entreno de Alta Calidad diseñado para Mejorar los Procesos de Recuperación

Fórmula recuperadora definitiva para situaciones de intenso desgaste muscular. Contiene proteínas, carbohidratos, aminoácidos, antioxidantes y vitaminas necesarias para la correcta recuperación y optimizar los procesos de adaptación al ejercicio.

33.65€

Precio especial*

Carnizyme

Aislado de Proteína de Carne Magra Hidrolizada

CARNIZYME es la mejor proteína de carne del mercado, 100% hidrolizado de proteína aislada de carne magra de ternera, especialmente diseñada para maximizar los procesos anabólicos de remodelación, recuperación y crecimiento muscular

65.90€

Precio especial*

CHICKEN GRILLED HEAT & EAT

Pollo a la Parrilla con Salsa de Verduras con Tomate

Alimento alto en proteína a base de pechuga de pollo a la parrilla con una exquisita salsa de verduras y tomate, el cual combina perfectamente calidad nutricional, buen sabor y practicidad. Excelente opción para incluir durante una dieta hiperproteica, en donde solamente necesitarás destapar, calentar y servir.

5.97€

Precio especial*

BCAA + G KING SIZE

Aminoácidos de Cadena Ramificada + Glutamina

BCAA+G es un poderoso suplemento anticatabólico para deportistas que buscan la combinación perfecta de los Aminoácidos de Cadena Ramificada – BCCAs (L-Leucina, L-Isoleucina y L-Valina en una proporción 2:1:1) y L-Glutamina de calidad farmacéutica.

63.90€

Precio especial*

SELF Omninutrition | Vita-D 100 tabs

Vita-D de Self Omninutrition favorece una variedad de efectos positivos en el cuerpo.

Vita-D de Self Omninutrition favorece una variedad de efectos positivos en el cuerpo.
La vitamina D3 es una hormona que se produce cuando se expone la piel a la radiación ultravioleta. La vitamina D favorece una variedad de efectos positivos en el cuerpo, tales como la regulación hormonal, el fortalecimiento del sistema inmunitario, la absorción de calcio y la formación de los huesos. Más recientemente, también se ha descubierto que la vitamina D asume un papel significativo en la función inmunitaria y la pérdida de peso. La vitamina D, combinada con una dieta saludable y un estilo de vida activo, constituye un factor determinante para el bienestar y el crecimiento muscular.

Principales beneficios de Vita-D de Self Omninutrition:
Proporciona vitamina D de alta disponibilidad.
Mejora tu bienestar general.
Estimula la función inmunitaria.

21.50€

Precio especial*

Omega R3

Ácidos Grasos Esenciales Omega 3 y Vitamina E en perlas de gelatina

Los ácidos grasos de la serie Omega 3 son esenciales para nuestro organismo y poseen propiedades beneficiosas para la salud, el bienestar general y el rendimiento físico, tanto por su capacidad antioxidante, como por sus efectos positivos sobre la gestión de los lípidos sanguíneos, el sistema cardio-circulatorio, y la función hepática.

15.90€

Precio especial*

Tus desafios, nuestro objetivo

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros que analizan el uso del mismo con la finalidad de mejorar nuestros contenidos y su experiencia como usuario.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTO